CONOCE TUS FORTALEZAS Y CONECTA MÁS

¿Tienes el súper poder de la resiliencia? ¡Hablemos de ello!

Primero lo primero: ¿Qué es la fulana resiliencia?

Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA

Hay muchas formas en las que se manifiestan las situaciones desafiantes que nos ponen a prueba.

Llámese pandemia, desastre, enfermedad, quiebra, divorcio, fracaso, luto, o llevar “mucho golpe de vida”.

La Resiliencia en estos tiempos está más vigente que nunca. 

Ya vimos la definición de la RAE, ahora digámoslo en cristiano:

La resiliencia es la capacidad que tenemos de llevar esos “golpes de vida”, y luego salir, no solo exitosos de eso, sino mejorados.

El tema con la pandemia actual (Covid-19) es que es algo que a todos nos pasó. Todos estamos cruzando este umbral, este túnel, y de una forma particular, unos en patineta, otros descalzos por una vía llena de piedritas. 

¿Cómo cultivé mi resiliencia en estos últimos meses de pandemia?

  1. Entender: Cada quien es diferente y tiene su propio proceso evolutivo. Así que ocúpate del tuyo.
  2. La clave: ACEPTACIÓN. Es imposible superar y actuar sobre algo que niegas.

El punto 2, incluye aceptar mi drama personal, NO soy un héroe, permitirme sentir miedo, rabia, incertidumbre, estrés. Reconocer lo que siento que me tiene mal, entender que no soy la única y además tengo el derecho a mi drama, porque es mío, y está pasándome.

Ya pasado esto, ajá, ¿y ahora?, así como acepto mis miedos también debo aceptar mis posibilidades.

¿Cuáles son mis fortalezas, mis recursos personales, emocionales?, y aquí es importantísimo el SER ¿Quién SOY?

Ahora, ¿con qué cuento? ¿qué tengo a mi favor?, después que uno está metido en el túnel, empiezas con un cincel a abrir ventanas de luz, y es desde la consciencia de ti mismo y tu entorno.

  • Agradece: aquí el agradecimiento ayuda mucho, porque vas notando todo lo que tienes, experiencia, energía, conocimientos, habilidades ocultas, personas que te apoyan, incluyendo esas que te abofetean para que te resetees y veas nuevas posibilidades.
  • ¿Y qué harás con esto? ¿qué estás dispuesto a hacer al aceptar y entender tu realidad? ¡Acción!
  • Una cosa es lo que estoy dispuesto a hacer y otra es lo que realmente puedo. ¿Qué PUEDES hacer? ¿Qué cosas que dependen de ti, vas a hacer para actuar sobre esto que te pasa?

La acción construye carácter.

  • Conectarte con tu audiencia- atraemos a los similares.
  • Entender tu propósito y misión.
  • Mostrar tu forma de hacer las cosas.
  • Inspirar contenido en tus redes sociales.

Cree en ti, confía en Dios, tu Dios, sea cual sea, domínate un poco, mantén el optimismo, no dejes de actuar acorde a tus valores (aún en crisis), ríete sin cesar incluso de ti mismo, cambia tu forma de hacer las cosas, reconoce lo bueno a tu alrededor, sigue, y sé empático, hazlo todo desde el amor.

La resiliencia no es igual a resistir, es vivir tu proceso con todo lo que implica y luego poder decir, “lo superé, soy más fuerte que antes y además ayudo a otros”.

Por su puesto, este proceso aplica a personas , a marcas y a la vida.

¿ Cómo vas con tu resiliencia? Cuéntame si ya eres un Saiyajin de la Resiliencia, o estas en la búsqueda de la resiliencia perdida. 

Recuerda compartir este artículo con esa persona que aprecias y sabes que lo necesita leer.

Comparte para inspirar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba